Cirugía oral

La cirugía oral se dedica al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, traumatismos y defectos de las piezas dentarias, de los maxilares y de los tejidos blandos adyacentes que requieran intervención quirúrgica.

En ocasiones, alqunos dientes no erupcionan en la boca (como los terceros molares o muelas del juicio, los caninos y los premolares) y se convierten en Dientes Incluídos. Estos dientes suelen ocasionar patologías por su mala posición pudiendo ocasionar daños en los dientes vecinos, provocar infecciones de las mucosas (mucositis pericoronaria) y dar lugar a la aparición de quistes. Veamos algunos de los problemas más frecuentes:

  • Extracción de caninos: en muchas ocasiones en vez de extraer los caninos se les coloca en su lugar correspondiente mediante cirugía y un tratamiento de ortodoncia.
  • Cuando aparecen dientes extras o supernumerarios, es necesario extraerlos para evitar que alteren la erupción de los dientes definitivos.
  • Apicectomía: la extirpación quirúrgica de la raíz de la pieza dental y de los tejidos próximos que estén infectados.

Los frenillos suelen ser otra fuente de patologías. Los frenillos bucales son bandas de tejido conectivo fibroso, muscular o mixto, recubiertas de una membrana mucosa ubicada en la línea media y de origen congénito y que hacen la función de barrera de los órganos para que no se desplacen de su lugar normal. Los frenillos pueden tener diversa sintomatología: ser fácilmente rasgados por golpes fuertes en la boca o cara, pesentar hipertrofia, etc. Es necesario solucionar cuanto antes todas sus patologías.