Implantes dentales

La forma tradicional de reemplazar los dientes perdidos es implantando prótesis de quita y pon. En los últimos años, gracias a los avances médicos y tecnológicos, es más efectivo llevar a cabo tratamientos de rehabilitación implantosoportada que se basa en la colocación de nuevas piezas en el lugar donde en su día estuvieron las de los dientes perdidos.

Este tratamiento tiene numerosas ventajas:

  • Las prótesis son fijas y no se pueden quitar.
  • Los dientes adyacentes se respetan ya que no es preciso ni mutilarlos ni rebajarlos para hacer puentes.
  • Se introducen nuevas raíces-pilares  que hace que el equilibrio bucal y el reparto de cargas sean los adecuados.
  • Es más fácil manejar los tejidos blandos, como encías y mucosas, y se consigue que estos se adapten mejor.

El implante dental es en esencia un tornillo realizado en Titanio y cuya superficie tiene una rosca para anclarse al hueso. Los diseños y las medidas están estandarizadas por cada fabricante. El uso de estos implantes mejora sustancialmente la adhesión del hueso a la superficie del implante. El número de implantes que se necesitarán dependerá de un número de factores: localización, tamaño y tipo de prótesis.

El uso de las nuevas tecnologías es fundamental ya que gracias a la realización de un TAC 3D de los maxilares del paciente y un software adecuado, se puede simular el proceso y diseñar una férula de resina que permite colocar los implantes sin necesidad de abrir la encía (cirugía flapless).

Los implantes se pueden realizar en el mismo momento que se realizan las extracciones, si las condiciones del hueso lo permiten, o un tiempo después. Una vez colocados los implantes, si no es posible hacer carga inmediata (dientes en el día) se debe esperar unas semanas para que el proceso biológico de la osteointegración se produzca: entre 6-8 semanas en mandíbula y entre 10-12 en maxilar superior.

La osteointegración es el proceso biológico por el que el hueso, una estructura viva y dinámica, se adhiere a una superficie, en este caso de Titanio. Así se logra que el implante funcione como pilar para la prótesis (los dientes artificiales). Cuando el implante está fijo en el hueso, se confecciona una prótesis que va sobre él (atornillado o cementado) y que repone los dientes perdidos.

La tasa de éxito es muy alta, aproximadamente 88-90% a 25 años, siempre y cuando sean pacientes sanos, y su coste a largo plazo es menor al de los métodos tradicionales .

Si usted está pensando realizarse implantes no dude contactar con Faces Quirúrgica especialistas en cirugía maxilofacial.